1.-¿Qué es una auditoría de cuentas?

La auditoría contable o auditoria financiera es el examen de la información contenida en los estados de cuentas por parte de un auditor interno o externo a una empresa, entidad o estado. El propósito de la auditoría es determinar si los estados de cuentas o registros de las empresas, entidades o estados cumplen las normas contables vigentes en cada país o región y por tanto si son fidedignos y no ocultan vicios que pudieran alterar el estado general de la empresa o entidad auditada.

2.-¿Cuándo existe obligación de auditar las cuentas? o ¿Cuándo estoy obligado a auditar mis cuentas?

Una entidad está obligada a auditar sus cuentas anuales cuando supere los límites establecidos reglamentariamente señalados en el artículo 257 del Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, Texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

Los límites que suponen la obligación de auditar las cuentas anuales de una empresa, según la normativa mencionada son, que la entidad cumpla durante dos ejercicios consecutivos a la fecha del cierre de cada ejercicio dos de los tres requisitos que se indican a continuación:

– Cuando el total de sus activos superen los 2.850.000 de euros.

– Cuando el importe neto de la cifra de negocios supere los 5.700.000 de euros.

– Cuando el número medio de trabajadores durante el ejercicio supere los 50.

Cabe señalar que en el primer ejercicio social desde su constitución, transformación o fusión, las sociedades quedan exentas de la obligación de auditarse si no reúnen, al cierre de dicho ejercicio, al menos dos de las tres requisitos expresados anteriormente.

Hay además otras situaciones por las que su Empresa podría verse en la obligación de auditar, como por ejemplo si cotiza en bolsa, realiza emisiones de obligaciones en oferta pública, o recibe subvenciones, entre otras circunstancias, contempladas en la disposición Primera del RD Legislativo 1/2011 de 1 de julio de la Ley de Auditoría de Cuentas.

Además debería auditar su empresa si lo solicita un socio minoritario, en determinadas operaciones societarias, en otras casos que la normativa nacional o autonómica requiera.

Para ello es recomendable, informarse debidamente si la situación y características de su entidad hacen que sea obligatorio realizar una auditoría de cuentas.

La revisión de las cuentas anuales deberá ser realizada por parte auditores independientes inscritos en el ROAC (Registro Oficial de Auditores de Cuentas).

3.-¿Qué ocurre si no auditamos las cuentas anuales cuando la sociedad está obligada a auditar sus cuentas ?

Las sociedades obligadas que no depositen las cuentas anuales con el informe de auditoría de cuentas anuales cometen una infracción con dos serias consecuencias: el cierre del registro mercantil y una sanción, que puede alcanzar los 300.506,05 euros por año de incumplimiento para empresas que superen los 6 millones de euros de facturación según lo establecido en el Reglamento del Registro mercantil y la ley de sociedades de capital.

Desde un punto de vista mercantil, la sociedad que estando obligada a auditar sus cuentas anuales no lo realice incumple en una responsabilidad mercantil por parte del administrador que no procede a convocar la junta y realizar el correspondiente nombramiento de auditor. En el supuesto que dicha sociedad entrará con posterioridad en concurso de acreedores puede ser calificado como un acto negligente y como tal considerar dicho acto como desleal y ser calificado en la pieza de calificación como un falta leve.

4.-¿Qué tipos de auditoría existen?

Auditoría de comunicación, la realizada por un profesional, experto en comunicación e imagen, sobre los estados de la comunicación interna y externa de una organización.

Auditoría de estados financieros, la realizada por un profesional, experto en auditoría que realiza el examen sobre los estados financiero -llamados contables en algunos países- de una entidad o ente, con el fin de emitir una opinión independiente sobre el apego de dichos estados a las Normas Internacionales de Información Financiera u otra normatividad aplicable según la legislación o lineamientos particulares según la actividad del sujeto auditado.

Auditoría administrativa, es la técnica de control administrativo que examina -sistemática e integralmente- el grado de eficiencia en la aplicación del proceso administrativo a las distintas funciones de una entidad, así como la manera en que esta eficiencia influye en la efectividad de las mismas.[]

Auditoría energética, una inspección, estudio y análisis de los flujos de energía en un edificio, proceso o sistema con el objetivo de comprender la energía dinámica del sistema bajo estudio.

Auditoría jurídica, la efectuada por un profesional del derecho, con capacidad y experiencia en derecho civil o militar que realiza la revisión, examen y evaluación de los resultados de una gestión específica o general de una institución o cuerpo, con el propósito de informar o dictaminar acerca de ellas, realizando las observaciones y recomendaciones pertinentes para mejorar su eficacia y eficiencia en su desempeño.

Auditoría informática, proceso de recoger, agrupar y evaluar evidencias para determinar si un sistema de información salvaguarda el activo empresarial, mantiene la integridad de los datos, lleva a cabo eficazmente los fines de la organización y utiliza eficientemente los recursos.

Auditoría web, proceso cuya realización da lugar a un informe de las vulnerabilidades, riesgos, potenciales fallas de seguridad, análisis de rendimientos y tiempos de carga, eficiencia del código, etc. de una página web.

Auditoría medioambiental, cuantificación de los logros y la posición medioambiental de una organización.

Auditoría social, proceso que una empresa u organización realiza con ánimo de presentar balance de su acción social y su comportamiento ético.

Auditoría de seguridad de sistemas de información, análisis y gestión de sistemas para identificar y posteriormente corregir las diversas vulnerabilidades que pudieran presentarse en una revisión exhaustiva de las estaciones de trabajo, redes de comunicaciones o servidores.

Auditoría de innovación, proceso de obtención información sobre la situación actual de la empresa frente a la innovación.

Auditoría política, revisión sistemática de los procesos y actividades, orientadas ideológicamente, de toma de decisiones de un grupo para la consecución de unos objetivos, en beneficio de todos.

Auditoría electoral, la realizada a sistemas electorales de los diferentes países con sistema democrático y se realizan para darle confiabilidad y transparencia al sistema.

Auditoría de accesibilidad, revisión de la accesibilidad de un sitio web por parte de un experto.

Auditoría de marca, metodología para medir el valor de una marca.

Auditoría de código de aplicaciones, proceso de revisar el código de una aplicación para encontrar errores en tiempo de diseño.

Auditoría Sarbanes-Oxley o auditoría SOx, revisión es practicada a las firmas de auditoría de las compañías que cotizan en bolsa, de acuerdo a lo prescrito por la ley Sarbanes-Oxley.

Auditoría científico-técnica, realizada a instituciones encargadas de la investigación científica y técnica en las diferentes áreas del trabajo humano.

Auditoría forense, cuando se revisan datos y documentos históricos de empresas y se comparan con el fin de detectar principalmente fraudes, robos, trucos fiscales, trucos contables o cualquier otra situación anómala en la que se investiga a los involucrados intelectuales y materiales del hecho; regularmente se hacen estimaciones en dinero de las cifras malversadas.

Auditoría de Prevención, constituye la única herramienta para poder hacer un seguimiento del cumplimiento efectivo de las actividades preventivas desarrolladas por las empresas, tanto si asumen la prevención como si la tienen externalizada parcial o completamente.

5.-¿Qué tipos de opiniones en los informes de auditoría existen?

La opinión en el informe de auditoría de cuentas debe expresar, de forma precisa, la conclusión del auditor tras su trabajo de revisión y verificación de los estados contables, formando el núcleo central del informe y la síntesis de la posición del auditor independiente respecto a la razonabilidad que a su juicio presentan los estados auditados.

La opinión podrá ser:

- Favorable.

- Con salvedades.

- Desfavorable.

- Denegada.

1. Opinión favorable sin reservas

La opinión favorable, limpia o sin salvedades significa que el auditor está de acuerdo, sin reservas, sobre la presentación y contenido de los estados financieros. El auditor deberá manifestar de forma clara y precisa su opinión sobre si las cuentas anuales expresan la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera, de los resultados de sus operaciones y de los recursos obtenidos y aplicados durante el ejercicio, informándose sobre si los principios y normas contables han sido aplicados uniformemente.

2. Opinión con salvedades

La opinión con salvedades, también llamada "opinión calificada o cualificada", significa que el auditor está de acuerdo con los estados financieros, pero con ciertas reservas. Antes de emitir una opinión, el auditor valorará los factores que pueden tener incidencia en dicha opinión.

3. Opinión desfavorable

La opinión desfavorable, u opinión adversa o negativa, significa que el auditor está en desacuerdo con los estados financieros y afirma que éstos no presentan adecuadamente la realidad económico-financiera de la sociedad auditada. Este tipo de opinión la manifestará el auditor cuando las cuentas anuales, tomadas en su conjunto, no presentan la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera, del resultado de las operaciones o de los cambios en la situación financiera de la entidad auditada, de acuerdo con los principios y normas contables generalmente aceptados. Para que el auditor tome esta postura es preciso que identifique errores, incumplimiento de principios y normas contables generalmente aceptados, que, a su juicio, afectan a las cuentas anuales en cuanto a la cuantía o concepto muy significativo.

4. Opinión denegada

Por último, la opinión denegada, o abstención de opinión, significa que el auditor no expresa ningún dictamen sobre los estados financieros. No quiere decir que esté en desacuerdo con ellos, significa simplemente que no tiene suficientes elementos de juicio para formarse ninguno de los tres anteriores tipos de opinión. También puede originarse por la importancia y la magnitud de las limitaciones al alcance de auditoria y/o de las incertidumbres.